Recital entre dos equipazos por el liderato de Primera masculina madrileña

Recital entre dos equipazos por el liderato de Primera masculina madrileña

El frío que se sintió durante la tarde del sábado, en el campo municipal de Hockey de San Sebastián de los Reyes, no empañó la fiesta del derbi entre los filiales del SPV Complutense. Una fiesta, en la que sólo uno de los dos equipos salió satisfecho con el resultado (2-4 para el SPV A), pero en la que los seguidores de ambos equipos disfrutaron de lo lindo. La presencia de jugadores míticos, muy respetados y queridos, siempre es un aliciente para valorar este clásico enfrentamiento. Si a eso le sumamos la incorporación de talento joven, el resultado sólo puede ser Hockey Complutense 100%.

El partido comenzó con el SPV A generando muchas ocasiones de peligro, llegadas al área y buenas intenciones de dar lo mejor de sí. Sin embargo, el SPV B demostró por qué lleva el apelativo de “legends” en su sangre y tiró de sabiduría para contrarrestar cada ocasión de los chicos comandados por Rafa Navarro. El partido iba a ser una lucha entre la velocidad, el desborde y el descaro atacante de los jóvenes del SPV A frente a la experiencia, la colocación y la calidad táctica de los “legends”. Jugadores como Chiqui Cobos, Ignacio Briceño, Santi González, Jorge Romero y Xabier Mauleón, por mencionar sólo unos poquísimos… demostraron que aún tienen cuerda para rato. Por su parte, el SPV A incorporó apellidos menos ilustres pero que vienen muy fuerte: Nacho Llavador, Carlos Parrón, Guille Lasheras, Miguel A. Vadillo, David Mateo… junto con los capos Chemuki Sánchez y Pablo Arviza entre ellos.

Los legends también contaron con refuerzos de la cantera como Manu Muesmann, Fernando Santiago, Íñigo Pérez, David Leeland o Juan García. Jugadores jóvenes que pretendieron equilibrar el encuentro en cuanto a velocidad y desborde. Una muestra de la intensidad, con la que siempre se juega este derbi, fue la brecha que sufrió Manuel Piñeiro en la cabeza, tras un choque fortuito con un jugador del SPV A. Con el juego totalmente encendido, el gol tardó en llegar pero lo hizo en el segundo cuarto, gracias a un pase de Pablo Arviza que Miguel A. Vadillo embocó tras ser desviado por otro jugador. Sin embargo, los “legends” no se amedrentaron y atacaron la portería rival defendida por Carlos Parrón. Como ya viene siendo habitual, el joven canterano salvó todos los disparos para llegar al descanso con 0-1 en el marcador.

Una vez que se reanudó el encuentro, los chicos del SPV A siguieron con el mismo ejercicio de velocidad en ataque y los desmarques en las esquinas rivales no tardaron en propiciar entradas al área defendida por los “legends”. El canterano Fernando Santiago también se encargó de sacar buenas manoplas para evitar males mayores en la portería de los “legends”, pero el segundo gol no tardó en aparecer gracias al stick del sueco Philip Hellstrand. Y el tercero llegaría poco después en un PC ejecutado por Javier Sainz. Los “legends” acusaban en ese momento el desgaste de una mayor velocidad del SPV A, así que con el 0-3 en el marcador se encargaron de poner las agallas en el orden táctico y exigir más desgaste ofensivo a los jóvenes refuerzos. Éstos refuerzos generaron algo más que aprietos para la defensa de los de Rafa Navarro y por algunos momentos desorganizaron al SPV A. Fue un acierto, porque con ese desbarajuste llegó el primer gol de los “legends”, obra de David Leeland y un PC que Guille Lasheras sacó bajo palos, casi en la línea de gol, avivando el interés por el desenlace del último cuarto.

En las últimas fases del partido, los chicos de Rafa Navarro se rehicieron e incrementaron en un punto la velocidad de la bola para lograr su cuarto gol gracias a Nacho Llavador. Los “legends” sólo pudieron acortar distancias gracias a un PC convertido por Santi González a tiempo cumplido. Fin de partido y continúa el liderato del SPV A en Primera. Y gran papel del SPV B que, hasta la fecha, iba segundo en la tabla. El resultado, que casi siempre suele ser anecdótico en un partido entre filiales, nunca lo es en un SPV A/SPV B. Se trata de un derbi que combina tantas buenas generaciones de jugadores… Imposible tomárselo como un partido más, cualquier jugador del club conoce esta rivalidad sana. Una rivalidad que comienza desde jóvenes y se madura poco a poco con cada entrenamiento semanal conjunto. Ésto es lo que hace que se eleve el nivel del Hockey en el SPV Complutense y que siempre acabe con un apretón de manos y abrazos por un partido bien disputado.

Published by spvcomplu

Deja una respuesta