“Hay tres cosas sin las que no podría vivir en este mundo: mi familia, el hockey y la música”

“Hay tres cosas sin las que no podría vivir en este mundo: mi familia, el hockey y la música”

Para muchos, Jorge Donoso Bailón es el motor que hace recorrer innumerables millas a los equipos del SPV Complutense. Lo que no sabemos es si ese motor es diesel, gasolina o híbrido, porque puede con casi todo lo que le echen encima y/o se proponga.

Este madrileño, criado entre el Colegio Valdeluz y la música de los 70 y 80, conoce cualquier puesto dentro de un organigrama: jugador, entrenador, seleccionador… Conozcamos ahora el lado más personal de este maestro de ceremonias camaleónico que siempre habla a mil por hora con tanto trabajo que tiene por hacer.

 

Afortunadamente, el SPV Complutense cuenta contigo en muchas facetas organizativas y deportivas. ¿Cuál de ellas te resulta más gratificante y en cuál crees que está tu verdadera esencia?

Para empezar, creo que esa fortuna es precisamente una de nuestras debilidades como club. Quiero mencionar que la mayoría de las cosas que hago, a nivel organizativo o de gestión, es porque no dispongo de staff suficiente para hacerlo. Hay un dicho muy popular que dice “quien mucho abarca poco aprieta” y sin duda este es mi caso. Hago demasiadas cosas para las que no estoy preparado pero… ¡es que no queda otra! Por contra, no me centro del todo en lo que realmente sé hacer mejor, que es entrenar y dedicar toda mi atención a la parte deportiva.

En el día a día eres entrenador de un equipo que siempre está en lo alto de la clasificación y que ha sido campeón de Liga hace muy pocos años ¿Cuál es el nivel de exigencia que implica estar a la cabeza de ese equipo?

El nivel de exigencia es el máximo ya que siempre le pido el máximo esfuerzo y la máxima profesionalidad a mis jugadoras, siendo consciente de que no no lo son. Eso es algo que no es nada fácil en un deporte como éste. Hoy día, el resto de equipos tiene los medios, el tiempo y los recursos que nosotros no tenemos… Eso hace que nuestras jugadoras tengan que aportar algo de su parte al club cuando no debería ser así, pero también es parte de su orgullo el contribuir. Esto es sin duda una de nuestras señas de identidad, que nuestras plantillas van más allá de sólo jugar; aportan casi todo su tiempo y parte de su dinero en muchos casos. Por eso la temporada pasada fuimos premiados por varias instituciones y es un reflejo de todo lo que significan esos sacrificios.

Este año tienes bastantes incorporaciones en el equipo y alguna baja que en lo deportivo y anímico se puede notar pero… ¿Es ilusionante tener caras nuevas y preguntarse hasta dónde será capaz de llegar este equipo?

Cada año hay cambios en la primera plantilla; es ley de vida… Por eso, lo más importante es acoger de la mejor manera posible a las nuevas incorporaciones y que se sientan cómodas en el grupo y aporten lo máximo que puedan. Con respecto a la ilusión, siempre me baso en lo mismo; trabajo a la larga son resultados. Mi ilusión es verlas a todas esforzándose al máximo para ver hasta dónde son capaces de llegar.

Cómo describirías el nivel actual de la Liga Iberdrola ¿Cuáles son los equipos que más difícil os lo van a poner y cuáles crees que serán las sorpresas?

El Hockey femenino está, cada vez más, a un nivel muy alto en este país. Sólo hay que ver los resultados a nivel internacional, tanto de las selecciones inferiores y absoluta como clubes. Hay equipos que siempre están en la Final 4, sin duda el rival a batir, este año, será el Club de Campo y peleando por el título estarán Junior FC, RC Polo, Egara… También metería en este grupo a la UD Taburiente, que este año se ha vuelto a reforzar bastante.

Forma parte de tus labores seguir de cerca las demás categorías femeninas ¿Cómo ves al recién ascendido equipo de Primera División?

Lo que son las cosas… Hace tres temporadas estaba muy preocupado por el escaso número de jugadoras que teníamos en este club. Mucha gente no se hace una idea de que realmente eran muy pocas y no teníamos ningún equipo completo. Por suerte, hemos hecho un gran trabajo de promoción en Sanse y otros colegios madrileños. Este trabajo acertado, sumado a las jugadoras que han venido a nuestro club desde fuera, sirve para contar con dos equipos en Liga Nacional. Las jugadoras de Primera tienen tal ilusión y ganas de trabajar que hace que nos podamos plantear mantener la categoría como objetivo.

¿Y la cantera que viene por detrás?

En categorías inferiores tenemos equipos más completos que hace tres años, algo muy difícil para un club de nuestros recursos. En este punto he de decir que tanto el equipo de Primera como las categorías inferiores están en muy buenas manos con los entrenadores que tenemos en la línea femenina. Respecto a esas categorías, el año pasado ganamos todos los torneos a nivel territorial y conseguimos muy buenos resultados y medallas a nivel nacional. El plan es seguir en esa línea y mejorar los resultados siempre que se pueda.

Medios, gente, acuerdos, patrocinios… En esa faceta que comentábamos antes (la de director técnico) ¿Qué te gustaría tener a mano para poder hacer un mejor papel del que ya haces y hacia qué punto te gustaría llevar al Club en lo deportivo?

Voy a hablar como club… Ahora mismo la prioridad es lograr que las cuentas salgan. Si me ciño al nivel deportivo, es imposible mejorar si no tienes los recursos oportunos. Por suerte, ahora tenemos la ayuda de algunos sponsors muy potentes como Lexus y el apoyo del ayuntamiento de Sanse o la Universidad Complutense, que son claves para tener instalaciones, difusión, etc. Sin embargo, no tenemos los ingresos suficientes para cubrir todas las necesidades básicas y este ahora es el objetivo prioritario, tanto de la junta directiva como el mío en el papel de director técnico.

Habrá quién haya olvidado (o no sepa) que fuiste seleccionador femenino Sub-21 hasta no hace mucho. ¿Es un cargo que se disfruta? ¿Cuál es la exigencia que conlleva?

Los años que estuve como seleccionador S-21 fueron los de peor crisis de la historia de la Federación. Por desgracia no puede desarrollar el plan de trabajo que me hubiera gustado y, como siempre, tiré de imaginación. Puse mi trabajo, en muchos casos gratis, para poder entrenar y hacer algo más de lo que los recursos nos permitían. Lo considero mi destino, si algún día tengo recursos económicos y tiempo para hacer mi trabajo… creo que no sabría qué hacer… Cuento ahora una anécdota: hablando con el seleccionador de Australia, después de ganar el 5º-6º puesto de un mundial, me comentó que se notaba mucho el trabajo que habíamos hecho en este ciclo y que habíamos mejorado muchísimo respecto al anterior mundial (en el que habíamos acabado en última posición). Yo simplemente sonreí y le dije ¿pero qué ciclo? Sólo habíamos entrenado seis días para el Torneo y no quiso creerlo. Me comentó su plan para el mundial, que llevaban trabajando con el mismo grupo cuatro años, en el CAR de Perth con un plan semanal de 8 horas de entrenamiento técnico, 6 de físico y 4 de gimnasio. Algo increíble a nivel de medios disponibles.

Como parte de esa experiencia pudiste disfrutar de unos JJ.OO… ¿Cómo se viven desde dentro de un Staff?

Quiero ser sincero con este tema… Desde que era un niño soñaba con ir a unos JJ.OO. Por desgracia, no fue ni mucho menos lo que esperaba por diferentes circunstancias, pero esa es una historia muy larga y la dejo para mis memorias.

Hablemos un poco de tus inicios en el Hockey. Eres uno de esos “sangre roja” que procede del Colegio Valdeluz. ¿Cuáles son tus mejores recuerdos de esa época como jugador colegial?

Sin duda, con lo que me quedo es lo que considero más importante en un deporte de equipo: haber conocido a mis compañeros, amigos y en ocasiones hermanos. Esto es lo mejor del Hockey, los valores que te trasmite y el hecho de compartirlo todo con tus compañeros.

¿Guardas alguna enseñanza del Fray que aún consideres que está a la orden del día?

Muchas, por supuesto… Sobre todo de Hockey Sala. Este deporte evoluciona cada día y ha cambiado mucho desde entonces, pero al final las técnicas básicas, el 2 contra 1 y la defensa individual es lo que hace a un jugador de élite. Eso ya lo trabajábamos con Fray Pedro.

¿Queda algo del Donoso, jugador de División de Honor, que llegó a ser tercer clasificado de la Liga, allá por 1998 si no estamos equivocados?

A nivel deportivo casi nada. Con la perspectiva del tiempo me he dado cuenta que era un jugador poco productivo. Lo que sí queda de ese joven jugador, es la pasión por este deporte y ese carácter rebelde que me ha acompañado toda mi vida. Un carácter que me ha cerrado muchas puertas pero que me permite tener la conciencia tranquila; siempre he hecho lo que mi conciencia me ha dictado.

Mucha gente no sabrá que eres un verdadero entendido de la música más gamberra de los 70 y 80 ¿Qué sitio ocupa la música en la vida del Jorge Donoso en su faceta como persona?

Sólo hay tres cosas sin las que no podría vivir en este mundo: mi familia, el hockey y la música… Y en este orden. De hecho, ahora mismo estaba escuchando el nuevo disco de Nick Cave (Ghosteen) que, por cierto, es una obra maestra y lo recomiendo.

Entrenador, director deportivo, marido de una ex-internacional y Olímpica… ¿Qué porcentaje de las conversaciones ocupa el Hockey en casa?

¡Diría que demasiado! A veces no sé cómo aguanta una mujer tan maravillosa a mi lado, me siento muy afortunado de tenerla conmigo porque me da muy buenos consejos en todo, también en el Hockey.

En ese caso, gánate unos puntos y háblanos de Mónica como ex-jugadora, madre y monitora…

Como ex-jugadora, sólo mirando su curriculum ya poco más hay que decir. Como madre, simplemente la mejor… Y como monitora, ojalá quisiera dedicarse a ello al 100% y me quitara el puesto; el club iría aún mejor.

EL TEST RÁPIDO CON JORGE DONOSO

Pizarra con rotulador/Pizarra con imanes  Pizarra con rotulador para desgracia de mis jugadoras, ya que no soy Picasso precisamente.

Analizar un partido en el día / analizarlo al día siguiente    Si gano, prefiero analizar en el día; si pierdo, al día siguiente.

Protestar al árbitro / Seguir a lo tuyo    Por desgracia protestar, voy puliéndolo, pero “el gato chino” sale de vez en cuando a relucir.

The Ramones / The Clash    Muy buenos ambos, pero si tengo que elegir me quedaría con los Clash.

Leonas argentinas / Tulipanes holandesas    SPV Complutense DHF, no las cambio por nada.

Eva Donoso olímpica / Eva Donoso científica    Lo que ella quiera y le haga feliz.

Rita Donoso guitarrista / Rita Donoso batería   Guitarrista, no me gustaría ver a Rita con una batería entre manos, tendría mucho peligro…

Parajes de Jaén / Sierra Madrileña    Las fiestas de verano de la Sierra Madrileña siempre me han tirado más.

Lati push / Push elevado    Push amagado

4-4-2 en el campo / 112 si pierdes un playoff    Por desgracia estoy acostumbrado a perder y en el momento sufro, pero después de leer que Michael Jordan decía que él había perdido más veces de las que había ganado me quedo más tranquilo y me siento menos perdedor.

Published by spvcomplu

Deja una respuesta