“Mi tiempo de Hockey fomenta la independencia y la responsabilidad en mis hijos”

“Mi tiempo de Hockey fomenta la independencia y la responsabilidad en mis hijos”

Patricia Martínez Aguirre no es una jugadora de Hockey, es una todoterreno de la vida que incluye esa categoría. Ha sido capaz de protagonizar una contraportada del Marca, experimentar ascensos, descensos, vestir la camiseta nacional máster…

Tal vez, mucho de su carácter tenga que ver con ser una madre entregada de cinco criaturas, pero ¡ojo! eso la hace tan organizada que podrías encargarle tu agenda y descubrirla cuadrada y con tiempo libre. Con todo y con eso, esta capitana de las “Tikis” aún tiene ganas y motivación para inspirar a otras mujeres, difundiendo valores que trascienden al Hockey.

 

Cuéntale un poco a toda la afición quién es “Pachi”, por si todavía queda alguien que no conozca tu nombre de guerra

Pues soy Patricia Martínez Aguirre, la Benjamin Button del hockey español (N.R. con permiso de Jorge Romero y algun@s otr@s).

¿Cuándo empezaste a jugar al Hockey?

Empecé a los 6 años en el patio del colegio de Las Irlandesas. Por cierto que “Masa”, la actual presidenta de la Federación Madrileña de Hockey, fue mi monitora durante un año 😊

¿Has hecho alguna vez un parón largo y lo has retomado o siempre has estado liada con el stick?

He estado cuatro veces embarazada y, por supuesto, desde el tercer mes dejaba de jugar pero lo retomaba a los 40 días de dar a luz. Con Lucía y Carmen volví a jugar en División de Honor. Justo cuando descendimos a Primera me quedé embarazada de María. Después seguí jugando las pachangas de Los Naranjas durante tres años. En paralelo, estuve entrenando dos años con el Hocquet senior. Estábamos Mar Feito, Ana Pérez y yo, con el equipo de chicos, porque Fernando Usoz nos dejó entrenar con ellos para “no perder palo”, como se dice en nuestro deporte…

¿Cuál es tu mejor recuerdo antes de ser jugadora senior?

Los campeonatos de España con Las Irlandesas. Sin duda era el mejor momento del año.

 ¿Y con las Tikis?

Con las Tikis no tengo recuerdos ¡Tengo historias!

Cuál dirías que es el verdadero punto fuerte del equipo de Primera femenina

¡Ser Tikis, por supuesto! Somos integradoras, porque nuestra mayor preocupación es que las personas que vengan nuevas, estén a gusto. Respetuosas, porque nadie es mejor que nadie, ni manda más, ni vale más. En el círculo, antes de un partido, muchas veces les recuerdo: “Todas y cada una de las que estamos aquí lo estamos con los mismos derechos. No hay estrellas”. No tenemos todos los medios económicos que desearíamos, pero eso nos hace fuertes y nos obliga a esforzarnos también fuera del campo: exigiendo a nuestros entrenadores, a los sponsors, a nosotras, a nuestras familias y amigos. Cada partido, cuando te lo pagas casi todo, sabe diferente… Somos competitivas, porque desde que nacieron las Tikis, hemos tenido que demostrar muchas cosas: nuestros ascensos (ya llevamos dos), nuestro esfuerzo, nuestro compromiso, nuestra valía. Y sobre todo, nuestra credibilidad como deportistas.

¿Y el débil?

Las áreas, o al menos eso es lo que dicen.

Se te concede un deseo para la presente temporada ¿Cuál sería?

Que todas y cada una de las Tikis que están este año en Primera División Femenina quieran seguir el año que viene.

Has tenido la inmensa suerte de representar a España en categoría máster ¿Qué grado de exigencia, ilusión y orgullo representa esa camiseta?

Es una competición de grupo con compromiso individual. Para mí, supone demostrar que España tiene mujeres de mucho nivel que siguen activas en Hockey. Ser subcampeonas de Europa este año ha sido precisamente la demostración de nuestro nivel.

Al margen del Hockey ¿Cómo es un día en la vida de Pachi y su relación con las obligaciones familiares?

Yo ya salí del túnel de los niños pequeños así que no tengo obligaciones familiares sino una familia que me acompaña. 4 de nuestros 5 hijos juegan al hockey y ya entrenan los mismos días que yo. Mi marido también es deportista así que tenemos y cedemos espacio a nuestras aficiones de manera natural. Jugar al hockey, al nivel que lo estoy haciendo yo, me ha salvado de ser la madre protectora y mal criadora que tenía toda la pinta de ser. El tiempo que me consume el Hockey me obliga a fomentar la independencia y la responsabilidad en mis hijos. Y también la oportunidad de tener un espacio propio y personal que todos deben respetar. Por supuesto, también me ha servido para aprender a pedir ayuda a otras personas para llevar, traer hijos de un sitio a otro 😊

Si no pudieras jugar al Hockey (dentro de cien años) ¿Te gustaría seguir formando parte de él? ¿Qué papel te gustaría desempeñar?

Al principio  de esta entrevista ya comenté lo de Benjamin Button ¿no? Por calcular juntos los años que tendré dentro de 100 y así saber en qué categoría tendría que estar…

Eres una de las grandes valedoras del Hockey femenino. Dinos, sin tapujos, todo lo que queda por mejorar en este terreno.

Dos factores: el personal y el contextual. En el personal, como niña, he jugado al hockey con las mismas oportunidades que cualquier chico. Yo nunca percibí diferencias. Como adulta, lo único que me chocaba era que la Primera División Femenina en masculino se llamara División de Honor B (y quizás la explicación me ha chocado aún más). Como adulta, en familia, el mayor freno en mi trayectoria siempre he sido yo misma. Eso es lo que queda por mejorar a las mujeres en este terreno. Un lunes llegué a casa corriendo del trabajo, me cambié y me despedí de mis hijas hasta el día siguiente porque me iba a entrenar. Dos de ellas se pusieron a llorar pidiendo que no me fuera. Me paré, las senté a las 4 en una cama y les dije “si para vosotras que yo juegue al hockey es motivo de tristeza, lo dejo ahora mismo”. Después de unos segundos de silencio (donde yo ya me veía dejando el hockey), respondió mi hija mayor: “mamá, tú no lo puedes dejar, eres la única madre del colegio que compite como lo haces tú” y las demás le dieron la razón. Ese fue mi momento de inflexión y lo que me recuerdo de vez en cuando si pienso que, por jugar, le quito tiempo a mi familia.

En lo contextual, se necesitan captar muchas más niñas porque a partir de Bachillerato, la fuga de chicas del deporte es al menos el doble que la de los chicos. Así que para poder tener más equipos seniors femeninos hay que aumentar el denominador. Porque en cuanto a triunfos internacionales, las chicas han tenido más logros así que no debe ser un problema de referencias sino más bien de ratios.

EL TEST RÁPIDO CON PATRICIA MARTÍNEZ

Grip tipo chamois / Grip sintético   Ambos son sintéticos, prefiero Chamois.

Hockey vertical / Hockey elaborado   Elaborado por Pachi, siempre…

Un buen grito a tiempo a una compi / lo dejo para el descanso   En el campo deberían hablarse las jugadoras más o menos alto. En el descanso los entrenadores.

Ganar y celebrarlo enseguida / Ganar, interiorizarlo y felicitar primero al rival   En cada gol una celebración inmediata y en cada victoria un reconocimiento. No felicito al rival cuando ganamos, le damos una gorra de la Complu a la mejor jugadora.

Penalty stroke / Shootout   Shootout (soy super fan)

Con Maya Barclay de fiesta / Con Raquel “Chapi” de compras   Con Chapi de compras ¡Y quedamos luego con Maya!

Mundial de Hockey / Torneo de Hockey Olímpico   Torneo Olímpico.

Cerveza para celebrar un ascenso / Tarta para celebrar un ascenso   Las tartas son para los cumpleaños y las bodas.

Acabar por los suelos tras un master / Acabar por los suelos tras un buen físico   Acabar por los suelos tras un esfuerzo.

Pachi capitana de las Tikis / Pachi a lo suyo, que lo sea otra   ¡Pachi para lo que las Tikis prefieran!

Esta entrevista está dedicada a todas esas jugadoras que son Tikis. Sólo ellas saben lo que es y se reconocen en este agradecimiento…

Published by spvcomplu

Deja una respuesta