La felicidad se describe más allá de un parquet de cuarenta por veinte metros